El músico Manuel Vilca, que sufrió un accidente en Bolivia y generó un tenso cruce entre el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y el presidente del vecino país, Evo Morales, contó que «lo primero» que pensó fue «cómo iba a pagar el tratamiento».

«Desde un principio supe que el sistema de salud allá era pago y que si en algún momento me tenían que internar por algo, yo iba a tener que poner dinero para atenderme», afirmó el joven artista, que debió abonar 22 mil pesos bolivianos y 7 mil dólares para ser atendido en Bolivia.

Además de los gastos que corrieron por cuenta de Vilca, que se lesionó gravemente en un accidente de tránsito en una ruta cercana a Oruro a principios de diciembre, el Gobierno jujeño tuvo que pagar más de 2.000 dólares para el traslado del paciente, razón que desencadenó un conflicto entre los dos Morales.

El bajista jujeño, que se encuentra a la espera de una operación de la columna vertebral, llevaba más de 10 años yendo y viniendo a través de la frontera entre jujuy y Bolivia por su actividad laboral.

Al recordar el momento del accidente, señaló en diálogo con Infobae: «Me vi boca arriba, tirado en el pavimento. Tenía la camioneta atrás de mi cabeza. Tenía un dolor terrible de espalda y casi no podía respirar. Por eso, me puse boca abajo. Y ahí sí, lo primero que pensé fue `Uy, ahora cómo salgo de esta, no tengo un peso para pagar el tratamiento´».

A raíz del accidente, Vilca -que salió despedido del vehículo- sufrió cinco fracturas en su pie derecho y fracturas en vértebras lumbares.

La noticia del accidente de Vilca conmocionó la opinión pública de Jujuy, y la familia -que se enteró del hecho 15 días después de sucedido- se puso al hombro una campaña para pedirle ayuda económica al Gobierno provincial, dado que no tenían los medios suficientes para afrontar los costos de internación y tratamientos.

La presión mediática obligó a la gestión de Gerardo Morales a costear los más de dos mil dólares correspondientes al último período de su internación y el traslado del músico a la provincia el norte argentino.

Mediante una carta oficial dirigido al Ministerio de Salud del país vecino, el mandatario jujeño aprovechó la exposición pública del caso se quejó por el «trato inhumano» que los argentinos reciben en Bolivia, y dijo que es «urgente» que se aplique la reciprocidad ya que en Argentina los ciudadanos extranjeros tienen derecho a atención médica gratuita.

La polémica, que incluyó un pedido de reintegro de los gastos, desempolvó el debate sobre si el sistema sanitario argentino debería o no mantener la gratuidad para los pacientes extranjeros.

Sobre la controversia, Vilca evitó tomar una postura: «Es difícil saber qué hacer. A mí me gustaría que nadie tuviera que pagar por curarse. Pero si hay un país en el que se cobra eso, tendría que haber un sistema agilizado de conexión con las cancillerías o las embajadas de los países de los que vienen los pacientes».