El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, manifestó hoy su desacuerdo con las nuevas exigencias que deberán cumplir los productores para exportar maíz anunciadas por el Ministerio de Agricultura, a las que definió como «una pésima señal» que provoca «desconfianza» en el sector.

A su entender los requerimientos adicionales que se demandarán son una «pésima señal» para el sector.

La Subsecretaría de Mercados Agropecuarios, dependiente de la cartera conducida por Julián Domínguez, informó que los datos extras que los exportadores deberán presentar ahora, son: la certificación de que la mercadería está adquirida, junto con la constatación de un comprador en el mercado externo y de un buque asignado para el traslado.

«Seguir interviniendo y burocratizando los mercados es una pésima señal que trae desconfianza en los productores. Ya lo vivimos desde abril con la carne y ahora con el maíz. Nuestro país necesita que todos podamos trabajar libremente para producir sabiendo que vamos a poder vender», expresó Pino en su cuenta de Twitter.

La medida se tomó luego de que productores adelantarán Declaraciones Juradas por más de dos millones de toneladas, alcanzando los 38,5 millones de toneladas exportables para la campaña 2021/22, producto de rumores sobre un aumento de retenciones y cierre de exportaciones.

El ex ministro de Agricultura y ex titular de la Sociedad Rural, Luis Miguel Etchevehere, también se pronunció en contra del anuncio gubernamental y habló de «odio» y «ensañamiento» con el campo.

«Con lo anunciado, el gobierno confirma la intervención del Mercado de maíz. Desde las PASO el odio al campo va en crecimiento. Trigo, Maíz y Carne víctimas del ensañamiento», afirmó Etchevehere a través de sus redes sociales.