El primer candidato de la alianza Juntos a diputado por la provincia de Buenos Aires Diego Santilli encabezó hoy el acto de relanzamiento de la campaña para las elecciones legislativas de noviembre junto su ex rival de las PASO Facundo Manes, con un mensaje de unidad frente al oficialismo.

El evento se llevó a cabo en el Club Náutico Albardón del partido bonaerense de Tigre, lugar elegido para la primera actividad de campaña conjunta de Santilli y Manes luego de las primarias del 12 de septiembre en las que se impuso el dirigente del PRO y el radical se quedó con el tercer lugar de la lista.

Ambos candidatos dejaron atrás los roces que se dieron durante la campaña para las PASO y junto a Graciela Ocaña, la segunda postulante de la nómina, pusieron primera a la campaña unificada para las generales, con el desafío de repetir el triunfo obtenido ante el Frente de Todos en la provincia que gobierna.

«Con Facundo, con Graciela y con todos los que están acá vamos a caminar la provincia, vamos a escucharte, entenderte y trabajar codo a codo. El 14 de noviembre tenemos una oportunidad histórica de ser dueños de nuestro futuro. Es hoy, es ahora, ¡es Juntos!», arengó Santilli en el cierre de su discurso.

El candidato a diputado nacional evocó la victoria de Juntos en las primarias, al afirmar que «pasaron cuatro semanas desde que los bonaerenses y los argentinos dijeron basta, así no se puede seguir» y que expresaron que están «cansados de no tener laburo, de la falta de seguridad, de discutir si los chicos tienen que ir o no a la escuela».

«Hay una esperanza, que se basa en algo concreto», destacó Santilli y, tras mencionar que en sus recorridas los bonaerenses «plantean que no les alcanza con la changa» y «los comerciantes que perdieron todo, lo difícil que es crear trabajo», aludió a una de las últimas medidas del Gobierno y lanzó: «Y cuando tenemos más para dar, mucho por pelear, te quieren retirar antes».

El candidato hizo además un repaso de las propuestas de su campaña para el Congreso: «Tenemos que bajar los impuestos a los que producen para que puedan generar trabajo, acompañar a los comerciantes que quieren salir a flote, avanzar con una ley de empleo joven para que nuestros hijos no se frustren y no se vayan».

Por su parte, Manes advirtió que la Argentina vive una «crisis económica, educativa y moral» y señaló: «Somos un país con las almas rotas. Esta lucha no es una elección, es una lucha por el alma de nuestra Nación. Sentirnos parte de una Nación es algo que nos excede, que no tiene que ver con nuestros intereses».

«No solo tenemos que estar juntos para ganar una elección. Esta es la lucha de nuestras vidas porque debemos reconstruir un país.

La Argentina necesitaba ser reconstruida mucho antes de la pandemia, no le podemos echar la culpa de los problemas estructurales del país», apuntó el neurocientífico.

El radical volvió a referirse además a la juventud al señalar que «es difícil ser joven en la Argentina, es un desafío», y agregó: «Tenemos que decirles que no aflojen, que no acepten las cosas como son».

En este sentido, Manes insistió en la necesidad de fortalecer «la educación» hacer hincapié en el valor social y económico del «conocimiento» y señaló: «La única manera de salir es dejar las diferencias partidarias de lado y encarar los problemas que son mucho mayores que nuestras diferencias ideológicas».

«Para enfrentar esta crisis no podemos hacerlo con las prácticas de siempre, las formulas de siempre y las personas de siempre, necesitamos que muchos se incorporen a la política», sostuvo el candidato y agregó: «Este no es un momento para las mañas de la vieja política, es un momento para recuperar la autoestima colectiva y reconstruir al país casi como fue la reconstrucción democrática de los 80».

En la misma línea que las dos principales figuras del acto, Ocaña reivindicó el triunfo electoral del pasado 12 de septiembre y consideró que «la sociedad le dijo basta al relato, a un gobierno que dice una cosa, hace otra y gobierna de espaldas a la gente».

Además, siguió la línea discursiva de la mesa nacional de Juntos por el Cambio frente al intento del Gobierno de «dar vuelta» el resultado con medidas a las que califican como «clientelistas» y, en este sentido, señaló: «Los argentinos sabemos que la dignidad no tiene precio».