El ministro de Economía, Martín Guzmán, y el secretario de Comercio, Roberto Feletti, referentes de las dos posturas que están en disputa dentro del gobierno nacional, tras las diferencias que dirimieron en forma pública mantuvieron hoy una reunión en el Palacio de Hacienda con la inflación como centro de discusión.

Feletti mantiene su postura de reclamar una suba en las retenciones a las exportaciones de cereales como instrumento para frenar la escala de precios de los alimentos.

En cambio, Guzmán rechaza esta posibilidad y busca una salida elegante impulsando el impuesto a la «renta inesperada» como forma de congraciarse con el ala más progresista de la coalición gobernante.

Los resultados hasta el momento no han sido satisfactorios porque la inflación se disparó en los dos últimos meses y desde enero el precio de los alimentos acumula un alza cercana al 30%.

Feletti recibió un duro golpe a su política de acuerdo de precios cuando este lunes los molineros le expresaron su rechazo a participar del fideicomiso del trigo para bajar el precio de la harina.

Tanto cerca de Guzmán como de Feletti buscaron bajarle el tono al encuentro tildándolo de «gestión y rutina», pero el hecho de que el secretario haya caminado las tres cuadras desde Diagonal Sur hasta el Palacio de Hacienda para sentarse frente a Guzmán deja una señal política a considerar.

Los resultados del encuentro seguramente se develarán en los próximos días a través de las declaraciones que realice cada uno de ellos o de eventuales medidas.

Feletti es una de las voces del kirchnerismo dentro del Gobierno nacional y el silencio posterior de ambas partes no hace más que azuzar distintas versiones.

Feletti insiste con el fideicomiso . .

Luego del encuentro con Guzmán y pese al rechazo que recogió ayer por parte de la Federación Argentina de la Industria Molinera, el secretario de Comercio se reunió con representantes de cámaras de pastas frescas, propietarios de pizzerías, casas de empanadas y actividades afines, fideeros y asociaciones de panadero.

Feletti les comunicó que ya hay molinos que han adherido al programa y ofreció detalles de cómo funcionará.

En un comunicado de prensa, la Secretaría precisó que está trabajando «de manera individual» con los molinos interesados para la implementación del programa.

Estuvieron presentes autoridades de la Unión de Industriales Fideeros de la República Argentina; Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines; Asociación de Pizzerías y Casas de Empanadas; del Centro Fabricantes de Pastas Frescas de Capital Federal; del Centro de Fabricantes de Pastas Frescas de la Provincia de Buenos Aires; de la Federación de Entidades de Fabricantes de Pastas Frescas de la República Argentina; de Panaderos de la provincia de Buenos Aires; de tapas de Villa D’Agri; Casamen; Mendia y tapas La Santiagueña.